viernes, 5 de febrero de 2016

Producción, ¿que es?



A mi me vale madres que pongas el escritorio de un color u otro, no me preocupa el tono, ni los bordes ni el efecto, lo que quiero es ver mi correo, responder mis cuentas, navegar de forma segura, generar mis documentos, sacar las cuentas, y comunicarme de forma muy segura.



Cada vez tolero menos y comprendo menos que por un cambio de estilo, de plataforma o de escritorio tenga que esperar una reprogramación de las principales aplicaciones para ajustarse al mismo.

Como muy bien dijo alguna vez el tal señor Rajoy, agua es agua, plato es plato y vaso es vaso. Me sorprende o me deja trastocado que todavía a nivel de programación no se separe lo que es el “motor” de verdad de las aplicaciones con los métodos de presentación, visualización, consulta, acceso y otras funciones.

Que los tiempos mejora y aporta nuevas funciones en los nuevos sistemas es indiscutible, mas no es eso para inventar la rueda cada día o decir que hemos vuelto a hacer nueva sopa de ajo. Escribir una nota, una carta, un documento, una tesis o una introducción siempre se ha hecho de la misma forma, letra por letra, espacio por espacio, dimensión por dimensión y párrafo por párrafo. ¿Que tiene que ver esto con que sea desde vim, notepad, kate, wordstar, wordperfect, word, libreoffice o cualquier otro editor de palabras?

¿Como justifican que siempre una mejora de estética venga acompañado de un cambio de sistema (operativo) de fondo? ¿Que tiene que ver que si tengo un nuevo color o borde de ventana tenga que cambiar de libreria o actualizar de programa producción? Separen siempre motor con carrocería.



Ahí es donde quiero llegar cuando muchos discuten lo que es chulo, mejor, moderno, ventaja, novedad, aportativo, constructivo, avance, muchos muchos están empeñados en día a día demostrar que hacen mas que ayer, y creo que es hasta al revés, sino saben o no vienen ni tan siquiera de manejar bien un correo con un programa cliente, un documento que comienza su borrador desde un notepad y luego lo migra a un procesador de texto mas profesional, una tabla de una hoja cálculo para transportar y presentar en nuevo documento.

Producción es hacer las cosas, es completar las tareas, es formalizar los compromisos, es avanzar de verdad, es ayudar a los demás, es colaborar en equipo, es compartir recursos, es preocuparse mucho mas por el contenido, desarrollo, y conclusión final.

Los que quieren siempre ver los resultados o metas solo gracias a la estética o nuevas funciones están perdiendo mucho valor, mucho contexto y obviamente manejándose solo en nimios detalles.



Pero claro, es indiscutible que somos mas felices, vemos las cosas mas alegre y finalmente nos convence o pensamos que si siempre es mejor lo nuevo a lo viejo. Mientras que el universo da vueltas cíclicamente y crónicamente con los mismos componentes inagotablemente. Ve tú que la producción del universo es incombustible infinitamente (y nosotros peleándonos por el oro).



Francesc

domingo, 17 de enero de 2016

Las eternas metáforas desde la terminal hasta el entorno gráfico.

Muchas veces cuando encuentro problemas con el cliente que no puede hacer algo tengo que comenzar por exponer pequeños detalles, leves ejemplos para que sepa exactamente en donde se quedó. Cuando ya pues los dos nos entendemos entonces lo demás viene casi rodado, pero hay que poner bases o antecedentes para dar toda la importancia necesaria al contexto.

WYSIWYG es el acrónimo de What You See Is What You Get (en español, "lo que ves es lo que obtienes") es lo primero que me acordé cuando quise comenzar este texto en comentario sobre el debate abierto durante unas semanas por su odio/amor a los nuevos usuarios, sobretodo o básicamente.

La terminal, o ese cursor parpadeante que desespera a mas de uno porque no se ve nada ni se sabe que hacer, tiene no solo otro proceso y otro complejo que cubrir mas importante sobre el sistema operativo, sino que es incluso un de los tantos otros medios posibles para interactuar.

Recuerdo cuando estas en MS-DOS todo era por “terminal” (por así llamar y salvando las distancias), tenías que editar mil veces el autoexec.bat para dejarlo como te gustaba o necesitabas, luego cuando entrabas a OS/2 tenias una terminal todavía mas potente, multiplicada por dos o por tres, pues ya la multitarea y los mismos procesos se encargaban de mas cosas armoniosamente.
Antes que se me olvide incluso los juego en el vetusto ms-dos ampliaron y mejoraron con DOS/4GW para poder disfrutar algunas novedades como el Wolfestein o el incombustible Doom. Y remato con el 4Dos, era una recarga mucho mas potente de comandos que dejaba el placer máximo a los últimos tiempos antes de la invasión por Pc del entorno gráfico.

El DR-DOS aplicaba por primera vez la multitarea real en la propia "terminal" DOS, tener un “msdos” con varias terminales era algo rompedor, pero claro ya en ese tiempo llegaban los primeros escritorios y Windows estaba comenzando precisamente  a enseñar los dientes con todo su poder. Tanto así que si Windows detectaba que estaba instalado encima de un drdos ni arrancaba, todo un ingenioso truco de Microsoft y nadie sabía ni quería.

Las primeras computadoras, no ya de 16 o 32 bits, sino los de 8 bits realmente no eran precisamente gráfico, todo todo era por texto, pasos elementales y ordenes claras. Y todavía así ya había empresas, secretaria y departamentos que con ese poder nuevo de procesar tan rápido lo querían y lo tenían implementado para mejorar sus resultados, aprendieron pues a defenderse del cursor o “la terminal” como llaman hoy en día. La historia hay que conocerla y respetarla un poco, pues sino vamos a cometer el mismo error como se ha cometido en tantos otros ámbitos, y siempre.

El entorno gráfico se debe de cargar, necesita arrancar nuevos servicios, espera y procede con el triple de procesos, dependencias, rutas y confirmaciones para realizar la misma tarea, pero esto tiene una clara ventaja al informar mas o mejor al usuario final que esta sucediendo y que parte se esta procediendo,

Es indiscutible que gracias a toda esta información y capacidad de wysiwyg el usuario o cliente final se encuentra prácticamente al final del resultado que requiere. Aquí es otro problema de la informática, las prisas, la velocidad, la urgencia, los resultados, mientras que hacer un documento en vim, nano, edit, en wordstar, en wordperfect del clásico te concentrabas mas en el contenido que no en las formas.

Paradójicamente LaTeX es todo otro medio y aplicación para lo dice mejor la diferencia de terminal a escritorio. Metafóricamente hablando LaTeX es a mi juicio lo mejor después de wordperfect clásico, tu mismo programas el documento y el resultado sale perfectamente visible, Y lo mas importante, vayas donde vayan y sea la maquina que sea sigues usando las mismas opciones, protocolo y formas para terminar de completar tu documento LaTeX, no necesitas ni una aplicación en especial, ni entorno gráfico ni metadatos especiales, es puro texto plano, documento transparente y calidad final mas que profesional.

Ahora, ¿quieres perder el tiempo en aprender, practicar, comprender y mejorar el código parpadeante para tus acciones? Definitivamente no, no, no, no y no y siempre nunca mas no. Nadie quiere aprender, es tedioso, es aburrido, es cansino, es tardío, es pesado, es costoso, pero pues la terminal queda ahí, potente, impasible, incombustible e infatigable. Sobre todo muy muy infatigable.

Llegado al momento que pues, unos aprenden ciertos trucos, otros aprovechan cierta rutinas y otros encuentran cierto relajo, cierta seguridad y sobre todo bastante profesionalidad en proceder independientemente de tantos recursos ni tanta complejidad ni dependencia de nada. Internet es la prueba mas clara de como un comunicado, un mensaje o un documento es enviado de un lado a otro con solo entrar a la consola y escribir scp o mail, y en meros segundos tienes el valor e información en otra persona con cero segundos y sobre todo cero errores.

¿Hay personas que no pueden, no tienen, y no les cabe mas remedio que usar la interfaz mas amigable y cómoda? Claro que si, y están en ello perfectamente miles de personas ayudando, mejorando y corrigiendo todos los meros detalles. El beneficio siempre es mutuo tanto para los que si usan como los que no usan pantallas negras. Pero siempre el gráfico dependerá del monitor negro, aquí no se discute quien fue primero si el huevo o la gallina.

Steve Jobs se encargó mucho de eliminar la consola o mejor dicho la pantalla negra, pues su atractivo estaba completamente en exportar su tipografía, algo que aprendió mientras estaba en la biblioteca y tuvo que escribir mil veces para valorar y aprender lo que implicaba y significaba.
El Amiga de Commodore, es tan brutal maquina que no se entiende sino es empleando incluso su "terminal", de hecho es un cli majestuoso y potentísimo que ha sido padre de muchos diseños y acciones que todavía hoy en día se reclama, por ejemplo programando una demo y que coordinando los cuatro diferentes chips obtienes una animación envidiable. Y quien dice animación dice productividad, coordinación y multitarea real. Y quien dice animación dice productividad, coordinación y multitarea real (con terminal y entorno gráfico al mismo tiempo).

Y como no para terminar pues usaremos otra metáfora que como bien dijo muchas veces Stallman tiene que ver con las recetas y el cocinar. El usuario final no tiene que aprender la terminal, mas cuando pasa un tiempo descubre por activa y pasiva que le conviene, que le favorece y le mejora su dominio sobre su herramienta o medio. Hasta el mas elemental chef de cocina tiene que ir al mercado, a buscar los componentes mas frescos, mas seguros y mas recientes, su labor no está en salir a la calle sino que está en la cocina, y ahí vemos como los mejores deben dar el primer paso que es precisamente salir a la calle, ir al mercado, documentarse, aprender, oler, y comprobar que todo es lo mas limpio posible para que el trabajo final sea el mejor. Y después cuando ya tienes todo el trabajo elaborado y completado entonces te facilita la receta, pero los componentes los tienes que poner tú, siendo casi igual en gramos, textura y frescura necesaria.

Francesc

sábado, 3 de octubre de 2015

Cinco días sin audífonos, o como no morir en el intento de comunicar y dialogar.

   En los siguientes párrafos trataré de exponer las experiencias y ocurrencias mas interesantes que me he visto “obligado” a experimentar después de tantos años con audífonos pero sin ningún día fuera de servicio o sin alcance de ellos.

Finalizando este loco verano caluroso en medio del cribe y sabiendo que estos estaban milagrosamente funcionando bien, decidí dar el paso por adelantado en supervisar y realizar el servicio mantenimiento mucho antes de que fuera tarde o alguna otra necesidad mayor.

    Siendo estipulado o programado para que su ausencia fuera solo para tres días, al final fueron seis “largos” días en donde ha sido interesante, gratas y amenas ocurrencias gracias a lo que parece es algo pasivo pero finalmente muy activo como para influir en la personalidad de uno.



Lunes (28 septiembre 2015).

   Oficialmente hoy ha sido mi primer día en el que he pasado completamente la jornada laboral sin un solo audífono. Ha sido un poco sorpresa con agradable experiencia ver como reaccionaban todos cuando les confirmaba que no tenía nada que escucharles pero si atenderles.

   Estos audífonos están en servicio de mantenimiento, o sea limpieza de humedad y quien sabe que cosas mas pueden encontrar dentro, incluso enviados por mensajería hasta otra ciudad lejana para realizar el minucioso trabajo de forma mas segura.

   Entre otras consideraciones y sobre la reacción que han tenido varias personas al descubrir o comprender lo que significaba estar sin oír nada, puedo resumir tristemente el gran balance o mejor dicho la gran diferencia justamente por género, algo que ni remotamente lo había planteado (no quería anticipar ni adelantar conclusiones pero como siempre la realidad supera y asombra a todos los niveles) : Ellas siempre fueron mas accesibles, empáticas y consecuentes sobre lo que esto significa.

   En cambio ellos han sido de principio a fin un reto enorme es ver que nada pasa, nada cambia y no se si también nada cambiará. Algo que deja un poco intrigado.

   ¿Y mañana? Pues mas de lo mismo, lo mejor de vivir en una isla es que todos mas o menos ya nos conocemos, y conociendo el protocolo ya establecido es difícil cambiar para quien ya sabe como y por donde se debe comunicar.



Martes (29 septiembre 2015).

   En el segundo día las cosas comenzaron a complicarse, ya es martes y hay cosas que hacer, comienzan los primeros gritos y los mandatos para que los proyectos dejen de ser tinta sobre papel y pasen a la realidad. Ya se pierde un poco las formas y se necesita transmitir los comunicados casi de forma imperativa, se recrudece las voluntades y se debe ir a las acciones.

   Cuando se está así un poco mas nervioso o excitado y sabiendo que la comunicación es un poco mas dificultosa proceden a la técnica mas viable y accesible, hablar de cara a cara y vocalizar mucho mejor. Ir al grano y dejar el mensaje mas claro posible.


Miércoles (30 septiembre 2015).

   El cambio, la crisis, la decisión y la determinación. Estoy sordo, estoy sin audífonos, trabajo como mejor puedo, presto atención a todos y en todo, colaboro, ayudo y organizo de la mejor forma posible para llevar adelante todas las operaciones de forma mas natural y neutral que pueda ser.

   No me importa los pretextos, los juicios y las pretensiones, estoy solo para hacer lo que se debe hacer y bien, que nada ni nadie se salga perjudicado o incapacitado por ninguna determinación.

    Ante una decisión así que supuestamente es personal, se iba a notar no muy tarde que los demás lo iban a percibir de forma inmediata, incluso sin esperar mas días.

    (El tercer día fue cuando ya reaccioné un poco mas, el poder y sobre todo la capacidad real pero muy real de ignorar cosas es muy fuerte, mejor dicho muy interesante. Y lo mejor de todo es que ni perdón debo pedir a nadie pues a las vistas claras que no tengo audífono y no me lo diga de forma muy pero muy clara no me voy a enterar de nada.

    En base de esto fue cuando comencé a moverme más libremente, como quien de verdad anda por su casa porque siendo así la isla de reducida e interesante, no hay pérdida, no hay escapatoria y no hay tampoco pretextos para otras banales excusas.)


Jueves (1 octubre 2015).

    Dentro la costumbre ya de que estamos sin nada, comienza a tener siempre mayor relevancia los factores secundarios, escuchar musica por dentro, preguntar cuando terminan de reparar o dar el servicio, saber si siempre llegará antes del fin de semana. Considerar la actitud que se esta tomando en consecuencia de todo esto.

    La cabeza y sus múltiples funcionalidades sensoriales buscan y retan a los demás organismos en como coordinar y como compensar la suplencia, incluso por el esfuerzo del otro. Lo que a la vez lleva al agotamiento y búsqueda de nuevas pausas, nuevos descansos.

    (El cuarto día lo puedo destacar si por la insistencia del oído y cerebro en realizar ciertos sonidos internos. Habituado que estaba siempre en escuchar al menos algo, o sobre todo el placer de disfrutar alguna música pero sin ruido y ni mucho menos un entorno que desfavorezca el buen sonido, mis ánimos me hace buscar el rincón o sitio donde podría disfrutar del mismo pero de forma natural.

    Al parecer hay unas horas en el día que coincidiendo con el agotamiento laboral o pausas para comer pues el cuerpo reacciona, suena música, se crean instancias, o instantes en que crees que estás haciendo algo, o incluso como un suspiro en donde quiere salir del letargo. Ahí en donde el cuerpo produce sus sonidos internos y asimila o crea sus propias sinfonías).


Viernes (2 octubre 2015).

    La super anécdota en donde de forma tan determinada reclaman que recupere los aparatos, pero no solamente para que escuche y demás, no es eso solamente, sino que mas bien para que haga mas caso a lo que me dicen o tratan de decirme. La risa es inevitable, la sonrisa es eterna y la ironía es bien socarrona. No gracias pues estoy muy bien y puedo vivir así con esta sugerente sutileza de saber que si y que no debo hacer.

    A las 18:00h llegan por mensajería los audífonos, llega la cuenta atrás sobre el tiempo final que iba a estar sin escuchar nada. Confirmo que siempre mejor escuchar algo de buena música que cualquier otra cosa. La realidad es decepcionante : clima, generador del aire acondicionado, calle, coches, nevera, computadoras, otras maquinas, motos… todo un incesante mundo ruidoso que no es ni homologado ni tolerado, se sobrepasa fácilmente el nivel aceptable o tolerable.

    Mi pregunta irreversible es : ¿conectarme para sentirme así presionado? ¿Cansar el cerebro con datos y metadatos de sonidos que realmente

    El último dato que me interesa relevar y sobre todo confirmar es como puedo vivir mucho mas relajado sin la eterna preocupación de cuidar unos audífonos que por la ubicación en donde resido es de cuidado, la humedad. Nivel tan alto durante todo el año que acorta la vida del mismo hasta la mitad de vivir fuera de la zona caribeña, y eso sale caro, muy caro.

    Vivir sin preocuparse, vivir sin miedo a mojarse por la lluvia, e incluso moverse de forma mas natural y neutral por no tener que vigilar que algún movimiento o golpe afecte a tan alta tecnología en los oídos es un relajo.


Conclusiones :

    Añoro mas la música que la voz, la voz la puedes reemplazar mucho en texto u otro tipo de mensajes, pues incluso en el escrito queda mejorado y constatado que quieres decir realmente, o mejor dicho que tratan de decirte realmente y sin las consabidas de segundas indirectas.

   Incluso rematando un poco mas, después de la música se añora mas la propia voz que las voces de los demás. Descubres así como hablas, en que tono lo haces, como domesticas tu habla, que tono empleas, con que fuerza, que intensidad aplicas siempre cuando tratas de explicar algo.

Y detrás de todo esto está tu personalidad, que no es poco.

   ¿Probaron alguna estar solo cinco minutos o una hora con los oídos bien tapados sin escuchar absolutamente nada de nada? Les invito…

Francesc

jueves, 1 de octubre de 2015

Como decíamos ayer, hagamos un dictado para ver como escribimos.

   El tema de que Francia considere regresar a la educación clásica es en cierta parte, por no decir en gran parte, todo un éxito. ¿Éxito sobre el fracaso del progreso o mejoras educativas que olvidaba ciertos principios elementales?

   ¿No que siempre se dice que cierta disciplina educativa es a la larga lo mejor para tener una base o conciencia moral, ética y social?

   Se plantean así pues muchas preguntas, pero lo que queda bastante claro se refiere en que ciertos progresos no justifican nunca otros ciertos retrasos, incluso en el peor de los casos cierta solvencia de realizar o resolver los problemas que realmente no se resuelven bajo el pretexto que se quiera dar o amparar.

   No quiero con esto ni mencionar el enorme problema que hay en México sobre las faltas de ortografía, que luego la fonética no ayuda realmente en mucho, mas bien nada de nada, para escribir de forma correcta. Alcanzo incluso un nivel que me he preguntado muchas veces si realmente estaban hablando en algo similar al español o castellano, si es que se llama así.

   Para terminar, de estas decisiones que regresar a la educación clásica quiero ver si realmente se implementa o como puede todavía ser menospreciado, insultado, avergonzado e infravalorado por ser algo que no quiere ser admitido. Pero no se si realmente pensar que esto fue un "dejà vu" o es solo una cosa pasajera que difícilmente pueda aplicarse ni proseguir.

Francesc