domingo, 5 de febrero de 2017

Se consolida las dudas.

Lo más llamativo de estos últimos días es ver como o quien decide algo socialmente hablando.
Si hasta la fecha habíamos imaginado que los factores sociales, económicos, morales e incluso éticos eran bien complicados de seguir o perseguir, ahora con el nuevo cambio importante considerado con #Brexit y #Trump podemos decir que las cosas se ponen delicadas.

El ejemplo más evidente es como ahora dentro de Francia Le Pen se pone al mismo bando, al mismo lado y sobre todo al mismo objetivo que su homólogo estadounidense. No es de imaginar porque ya se han confirmado que se han reunido para protagonizar sendos papeles paralelos. Si bien la ahora máxima responsable de Le Pen estuvo apenas uno o dos días después de ganar Trump sus elecciones, la maquinaria solo era cosa de engrasar y ponerse en marcha. Poner el discurso, establecer las palabras, marcar las pautas, subvencionar algunas publicidades y hacer reunir a los periodistas necesarios para que den pistoletazo salida.

Si no lo he entendido mal hasta el señor Trump no le gusta mucho el rol, papel ni decisiones que se aplican en Davos, ese céntrico puesto montañero suizo que quizás ni es el clima, ni son las personas, ni es la causa mas afortunada para decidir algo que está bien ajeno, bien lejos y sobre todo bien humillante para los demás. Que se sepa el señor presidente ahora elegido es muy de formalidades y si es mas de cosas prácticas, reales y sobre todo no olvida de los suyos.

Pero cuando dice de los suyos se refiere misteriosamente de la gente bien trabajadora y con sus buenos servicios sociales. Que vean día a día como lo trabajado es compensado y sobre todo valorado por los demás, porque así bien el país lo requiere, lo necesita y sobre todo lo persigue bajo una bandera, marca, color y emblema identificable.

¿Y que decir de los demás que han venido reclamando lo mismo pero no han hecho el menor caso nunca? ¿No es la primera vez que algún partido político ha venido diciendo que los problemas de las multinacionales viene de hace años en poco a poco y sobre todo con la enorme complicidad del gobierno de turno? ¿Quien no reconoce la magia que entraba un responsable elegido por las urnas y acababa siendo el otro perfil, el otro dilema y sobre todo la otra realidad que superaba cualquier razón?

¿Por que ahora un hombre sin ideal político dirige con tal desfachatez esos papeles y en ese orden que ni aplica realmente lo que necesita prematuramente el país? Por tratar de salvar nueve muertes por atentados radicales no atiende la muerte de cientos de miles de personas en otros ámbitos y conflictos sociales aun más importante y sobre todo urgentes. ¿Que es ese ideal que necesita soñar, luchar y sobre todo atacar toda una sociedad por sentirse identificada que hasta la fecha lo han dejado de tener y sobre todo ilusionar a tantas personas?

jueves, 2 de febrero de 2017

Tratando de hacer.

Cuando y donde debe quedar el programa de Trump y su mini equipo o gobierno.
De que lado o forma se debe cuidar en todas sus decisiones. Que urge y que prima para ellos para demostrar que el mundo está mal y las cosas se deben hacer tal y como ellos entienden o manifiestan.

El gran problema se presenta cuando miles de personas votaron por algo, por una idea y un proyecto que así lo entendieron, ¿que falló pues?. El otro problema es cuando se debe separar cuando es antes y después de elecciones, una cosa es prometer y otra cosa es cumplir, una cosa es lo ideal y otra cosa es lo real, una cosa es la teoría y otra cosa es la práctica.

¿De que manera se entiende que primero va los problemas de casa y luego los problemas de los demás? ¿Como se entiende lo que es prioritario a lo que es secundario? ¡Como, donde y hasta cuando se debe tolerar que factores secundarios, incluso terciarios, intervenga o tenga influencia en los problemas internos?

El mundo se ha venido a tal grado de teorías y prácticas que mucho se confunde o se tergiversa por así manifestaciones simples. No es tan sencillo hacer llegar una conclusión tan compleja y luego tan delicada como la que afecta a miles y millones de personas, que puede dejarse en un debate simple ni mucho menos en una frase o cita sintética. Todo requiere de muchas introducciones, de muchos contextos, de muchas consecuencias, de muchos resultados, de otras experiencias, de posibles procedimientos y finalmente de una conclusión que dejará no siempre de acuerdo con todos, muy normal y muy evidente.

Se necesita poner un poco de orden para decir, quien soy yo, quieres tú y que vamos a hacer todos. Ni todos somos yo, ni tú eres todos, y según donde estemos queda claro que hay una “predeterminación”, una costumbre, una herencia y una cultura que respetar.

El problema puede ser peor, dado que las interpretaciones y los procesos no se puede proceder de cualquier forma, demostrado queda que la sociedad hoy en día abarca muchos mas campos de los imaginados. Donde la ética ha querido demostrar una vez mas que es relativa e incluso sobre valorada, de nada sirve ser tan ético si luego sacamos o realizamos efectos no deseados.

Pero el tiempo no siempre es igual, las cosas cambian muy mucho conforme van sucediendo cosas, cambiando evoluciones, generaciones y definitivamente sociedades. De ahí que bien cada una de esas etapas que se hereda y se transforma pues requiere de roles nuevos, retos nuevos, responsabilidades nuevas y sobre todo consecuencias irrefutables.

martes, 31 de enero de 2017

Cuando el sueño despierta.

Muchas veces nos quejamos de como las personas cambian según le interesa, y como cuando llega la hora de la verdad no solo saca su máscara de como es sino que se la revela con toda crueldad y mejor posible con máscara incluida.

El tema del enorme cambio que no solo estéticamente está ahora aplicando el gobierno estadounidense no es de simple estudio, parece que detrás de esto hay tangibles aspectos, temas y revelaciones que obviamente con el tiempo y lentamente se ha ido alimentando sin cesar.

El sueño americano se ha visto un poco trastocado por elementos que nada tiene que ver, y uno de ellos es precisamente con las personas que ahora consideran que menos tienen que aportar u opinar.

Me están robando el sueño, nos están robando el sueño, que el sueño ya no es solo nuestro, que lo nuestro ya no es el sueño,, lo nuestro ahora ya es un utópico sueño, ya no sueño…” palabras que bien las podría decir algún gringo.

Trump busca una magia constructiva como a la vez imperante, sabe muy bien que el tiempo juega en su contra al tener mucho pero mucho por hacer pero sobre todo y lo peor de todo es que algo pero poco de todo lo algo que encuentre tiene que demostrar en tener la razón, o parte de ella. Algo muy pero muy tangible que quede muy claro que su país, su nación o sus estados lo están reclamando años ha y nadie hizo caso o en el mejor de los casos todo el mundo subestimaba.

Trump necesita su propia economía, su propio mundo, es como decir que todos los estados quieren y necesitan regresar al mismo modelo de negocios que han entendido desde que se fundó los Estados Unidos (de norteamerica).

Trump al parecer tiene una enorme amistad con Putin, pero será este por algo. Putin siendo mano dura y conocedor perfectamente de los entresijos de una nación compleja sabe que las cosas no se toman a la ligera. Se permite el lujo de moverse y ser tan precavido que pocos lo pueden ahora sorprender.

Putin como Trump no solo aman sus respectivos países, sino es que no pueden ni hacer otra cosa, ni soñar otra cosa ni se ven haciendo otra cosa que ser un poco mas humildes. Ambos en sus respectivos espacios sienten que la entrega es total como pasional.

Putin como Trump saben y valoran que hay ciertos aspectos sociales y sobre todo logísticos que no siempre se puede cambiar de la noche al día. Las cosas o incluso las tareas mas sencillas de una sociedad no puede ser siempre ni automatizada ni optimizada de manera fulminante gracias a la tecnología ni mucho menos gracias al salvaje capitalismo, mucho menos en beneficio de dos o tres personas que siempre quedan al final de toda la cadena y definitivamente nada que ver con el propio estado, ni nación ni sociedad que les pertenece.

Ellos saben muy bien que todos somos imprescindibles, muy al contrario de la mente capitalista y sobre todo la salvaje cuando cree que todo el mundo puede reemplazar a cualquier puesto, cargo, función o tarea. Ellos dos no lo ven así.

Al haber tanto movimiento y tanta indiferencia por quien contratar entonces inevitablemente se aplica el problema de perder el norte, la imagen o mejor dicho el orgullo por lo que se procede. Todo tiene un espacio y un momento, pero siempre bajo unos límites, otra cosa es que cada quien aplica el que más le convenga gracias a la libertad, pero rápidamente llegamos al sigiloso punto cruel y despiadado libertinaje de la economía por encima de todo bien para la sociedad, de muestras sobran por todos lados.

El tiempo lo ha demostrado muchas veces en varias formas, sino puede con tu enemigo por fuera pues entonces hazlo por dentro, introdúcete por su cuerpo y cómetelo por dentro que se derrumbará solo. Decir el omnipresente “Caballo de Troya” es decir las cosas claras, en lenguaje plano para que se entienda como de la mejor metáfora en todos los niveles y ya sin decir las consecuencias o truco genial para aplicar como proceder.

Cuando un gobernador se preocupa por tener no solo la gente ocupada sino por incluso que estos estén bien, felices, motivados, contentos y sobre todo profesionales algo pasa y algo choca con el liberalismo o neoliberalismo, que todo lo ve como todo vale o todo se vale, muy lógico para el que está arriba en su mayor posesión, pero muy menor para todos los que de él hacia abajo en forma piramidal están no solo imitando sino imitando lo que sea necesario para arrebatar tal puesto, tal gloria y tal poder “ilusoriamente”.

Este es un despertar social muy curioso pero cada vez menos practicado, conforme hasta la fecha ha ido ganando mundialmente y globalmente el efecto del liberalismo exarcebado, escrupuloso y salvaje, ha ido a la vez perdiendo objetivos personales, comarcales, nacionales, incluso por que no decir morales. La regla de las sin reglas y toma la contradicción por donde mejor te quepa. Que luego las consecuencias nefastas siempre caen en la sociedad y no hablemos de controversia morales, éticas y pues definitivamente culturales.

Afrontar al enemigo como es y por lo que es, y este viene siendo siempre en consideraciones grandes, en tamaño prácticamente internacionales, y muchas veces en identidad irreconocible.

lunes, 30 de enero de 2017

Tras la primera semana.

Las decisiones de Trump no significa nada si no se cuenta con un programa paralelo, pero no un programa solo por parte del gobierno. Que la idea del nuevo gobernador de Estados Unidos sean buenas o malas deben ser por acción global también. De nada sirve si el capitán marca un norte si luego los chicos reman o giran hacia otro sentido.

Quiero pensar que él con alguien ha preparado un poco un plan a medio y largo plazo, lo que menos y muchísimo menos le preocupa es todo a corto plazo, pues siempre haga lo que haga, como se haga y por donde lo haga será analizado desde mil perspectivas diferentes, y aun así quizás sin dar el verdadero ángulo correcto.

Aquí consta evaluar de pronto quienes están ya de acuerdo, quienes entienden verdaderamente el reto personal (y ni tan personal) de él mismo con (o contra) el mundo. La única prueba indiscutible que tiene y tendrá siempre es que millones de personas le votaron, y eso es un dato indiscutible, inconfundible y sobre todo casi predestinado para ello.

¿Ha comenzado de alguna forma en algún lugar y sin darnos cuenta una nueva revolución?  ¿Están los sociólogos, analistas, psicólogos y estadistas estudiando una posible nueva interpretación actual?

Es indiscutible que una de las grandes ventajas que tiene el continente americano es de olvidar tanto las cosas como le conviene, nada que ver no ya con el continente europeo sino ya cultura asiática. Continentes que toman decisiones de forma mas pausada, pautada y sobre todo con muchísima más perspectiva. Basta con disfrutar hoy en día toda su herencia y legado cultural.

Finalmente el enorme problema que tiene México para enfrentarse con Estados Unidos es su propia sociedad y no los recursos ni medios, basta con mencionar los casos mas sencillos como terminar con las mordidas, capacitar ya si la propia sociedad para ello, que es ahora cuando se descubre que México está en un estado letargo lamentable, preocupante y bochornoso. No pierdo oportunidad para recordar que Televisa y las tvnovelas son las primeras culpables y responsables de esta gran medida y nefastos resultados.