miércoles, 19 de agosto de 2009

¿todavía añoras la libertad?

supuestamente y en tiempos tan modernos que estamos viviendo parece que experimentamos un grado muy elevado de libertad, pareciera que nuestra calidad de vida ya fuese imposible de mejorar, pues tienes tiempo y espacio para hacer lo que siempre quieras,

por otro lado, pareciera que siempre hay algo que nos sorprende y nos choca cuando realmente palpamos la realidad que supera a lo que cualquier novela o cuento ciencia-ficción puede vislumbrar, esas sorpresitas que te deja sin aire y que no podías verlo antes sin una prueba directa y convincente,

todo esto viene a cuento de cuando sin mas me encontré con un artículo donde comenta aquellos productos que por razones pero muy obvias a su política no convenía para nada que saliera a la luz ni muchos menos se pudiera vender y comerciar a la mejor manera del propio fabricante, ni hablar del usuario final que tampoco fuera a disfrutar mas de la cuenta, es que todo se debe tener controlado hasta en las emociones, ni que fueran estas tan fuertes,

es increíble lo que todavía tiene el poder cierta empresa que traspasa con toda impunidad lo que son fronteras y decisiones mas o menos respetables, es obvio que la ley de globalización tiene un punto que debe ser revisado para adelantar los resultados que mucho se ignora porque obviamente ignoramos que se está haciendo, y sin control alguno para el 'hombre de pie de calle',

no es de sorprender que uno extrañe una cierta capacidad de inocencia e ignorancia por parte del ser humano que bien podría expandir de las muchas vías o maneras mas curiosas y que seguramente no conoce ni sabe que es, si es que cuando menos sabes es cuando mas abres tu mente para saber cualquier cosa en cualquier concepto en cualquier condición y con cualquier excusa y para cualquier propósito y para cualquier objetivo y finalidad, pero no,

claro que por parte de una empresa esas decisiones sean tan obvias y naturales, vamos que nadie va a tirar piedras en su propia casa bajo ningún concepto, pero de ahí a tener el suficiente espacio y capacidad de ser el que casi decide por todos los demás tiene pues un enfoque bien diferente, que lo mio es mio y lo tuyo también es mio porque yo te lo di y se como es y como te lo di,

no comentar ya lo que es el dominio de mercado y capacidad de controlarlo, cuando teóricamente debería haber un limite o mejor dicho un margen todavía muy respetable para cualquier competencia que quiera o desee comenzar en el mismo, quizás bajo la excusa de que la sopa de ajo ya esta mas que inventada y no puede haber nada mas nuevo es realmente otro argumento que amarga hasta el payaso mas ilusionado e interesado,

ya me gustaría saber cuando y como dentro de un mundo que se llama industrializado revolucionario y auto-regulable permita que realmente sea así desde su inicio y no pierda el tiempo ni oportunidad ni razones para seguir curioseando,

¿todavía vas a seguir pensando que aquello que siempre reclaman tus hijos es pura inocencia, pura ignorancia y pura tontería?,

Francesc

1 comentario:

koper dijo...

no!